11/11/2007

Presencias inquietantes en pantalla

Hola de nuevo, hacía ya mucho tiempo que no actualizaba el blog y he pensado en hacer un ranking-chorra de esos, que siempre tienen buena acogida, mientras preparo otros temas. Así que he preparado una pequeña lista de actores que transmiten mal rollito en la pantalla, no son los clásicos malos, pero sí tienden a hacer papeles de villano o en todo caso de moral ambigua, uno nunca está seguro de que sean buenos y además todos comparten un físico cuando menos inquietante. Empezamos de menos a más:

-Malcolm McDowell: este inglés comenzó con muy buen pie en el cine de la mano del Free Cinema. Con tan sólo 25 años el angry young man Lindsay Anderson lo escogió como protagonista de If... (1968), que tendría su continuación en Un hombre de suerte (1973). Sin embargo, el papel que marcaría su carrera sería el de Alex, un chaval flipado con Beethoven y la ultraviolencia que con sus colegas drugos viola y asesina al ritmo de la canción Singin' in the rain (¿inspiración para los actuales canis si cambiamos al genial sordo por el no menos sordo Haze?). El caso es que, al pillarle este papel tan joven le pasó como al no menos inquietante Anthony Perkins, que ya pasaría de por vida a ser identificado con Norman Bates. Como decía, este papel parece que marcó su carrera posterior y en 1979 saldría haciendo del no menos esquizoide y violento emperador Calígula a las órdenes del erótomano Tinto Brass. No obstante, ese mismo año también hizo de "bueno" en Los pasajeros del tiempo, una peli de la que guardo muy buenos recuerdos de haberla visto de pequeño y en la que interpretaba al mismísimo H.G. Wells que en realidad había inventado la máquina del tiempo y viajaba al New York setentero. Poco después volvió a las andadas haciendo de hermano malo de la bellísima Nastassja Kinski (¿de verdad Klaus Kinski pudo tener una hija así?) en el remake de La Mujer Pantera. Y después se dedicó a dejarse ver en producciones típicas de Hollywood explotando su faceta de malvado taimado como en El trueno azul, Curso 1999 o más recientemente en la serie Heroes.
-David Warner: Otro inglés con una amplia filmografía y también habitual del terror y la ciencia-ficción. No obstante, no se ha encasillado tanto como McDowell en papeles de malo y en algunas ocasiones lo ves en un rol positivo y casi te lo puedes creer, ahora cuando hace de villano hijo de puta es uno de los mejores. Además, este tío transmite clase y saber estar. Me parece que la primera vez que lo ví fue haciendo de Jack el Destripador en Los pasajeros del tiempo, poco después en Perros de paja (1971) haciendo de retrasado que desencadena la masacre a manos de Dustin Hoffmann y más tarde en Tron (1982) haciendo de programa de ajedrez convertido en dictador del mundo virtual. Pero vamos, también era y sigue siendo habitual de series de tv, así que no sé si estos fueron los primeros papeles en los que lo vi. Respecto a la tele, hace un año o así vi Twin Peaks (cuando la echaban en la tele amiga todavía no llegaba la señal hasta mi pueblo) y cuando salió él haciendo de juez de paz no me lo podía creer, recuerdo que pensé algo así como "ostia, ya el que faltaba". No piensen mal, es que su aparición es como la guinda del pastel de esta serie tan misteriosa y tan inquietante (me parece que he repetido ya bastantes veces esta palabra), además hacía aparición en medio de una tormenta. Y eso, que en otras pelis donde también lo borda son En compañía de lobos (Neil Jordan, 1984), Body bags (1993) o Necronomicon (1993) y también se ha dejado ver en comedias como Un genio con dos cerebros (1983) o Museo de cera (1988).

-Donald Sutherland: El único, el inimitable, el rey de la ambigüedad y del malrrollismo, cuando directamente no es un villano perverso, es un tío raro o degenerado, que fuma porros (en una época donde no era algo tan cotidiano como hoy) y parece tener tendencias sexuales un poco desviadas. Por ejemplo en Doce del patíbulo (1967) o Los violentos de Kelly (1970). Ya desde joven apuntaba maneras y se estrenó en films de terror como Dr. Terror (1964), junto a los grandes Peter Cushing y Christopher Lee en uno de los mejores films de cuentos de terror de la productora Amicus o en Te espera la muerte, querida (1965). Aunque es verdad que algunas veces ha hecho papeles positivos como en Klute o en MASH, también hay que ver que no es un "bueno ortodoxo" como mandan los cánones, lo habitual es que empiece como medio bueno y acabe demostrando que es un chungo de la vida, si no piensen en Desmadre a la americana (la novia de uno de los protagonistas le pone los cuernos con Donald) o en La invasión de los ultracuerpos (no doy detalles que reviento la peli). ambas de 1978. Pero si este actor se ha quedado clavado en mi memoria como tío en el que no se puede confiar es por tres films. El primero, Johnny cogió su fúsil (1971) y es que ¿dónde se ha visto un Jesucristo que no puede consolar al bueno de Johnny en su desdicha? Más fuerte aún es su papel en El ojo de la aguja (1981) donde interpreta a un espía nazi que no tiene reparo alguno en matar traicioneramente a todo el que entorpezca la consecución de sus objetivos, incluido un antiguo amigo al que recomienda callar llevándose un dedo a la boca mientras les apuñala (¿os suena de algo? ¿una peli de Spielberg, quizás?). Aunque al final de la peli me dio un poco de pena, yo creo que de verdad estaba enamorado de la prota y no le iba a hacer nada, lo que pasa es que a la fémina le dió un arrebato patriótico del quince. Y, por último, otro papel antológico, el de fascista en Novecento (1976). Yo creo que nunca he visto a ningún malo tan malo como el que sale en esta peli, que no tiene miramientos en matar friamente a gatitos o en violar niños junto a su futura esposa para terminar dándole muerte de modo cruel. Inolvidable, ya quisiera tener su hijo Kiefer (Jack Bauer) una cuarta parte del currículum de su padre. En cuanto a su estado actual, Donald Sutherland mantiene más o menos su estatus de estrella y sigue saliendo en superproducciones como Fallen (1998) y haciendo de diablo, nada menos; Maleficio (2005), The Italian Job (2003) o la simpática Space Cowboys (2000), donde el maestro Eastwood hace una metáfora donde compara a los pioneros de la carrera espacial con la forma antigua de hacer cine y ver la vida. Y a mi modo de ver no le falta razón, ¿acaso en el cine actual hay malosos como los que interpretaron estos tres actores?

5 comentarios:

Aura dijo...

Mmmm Malcolm McDowell es uno de mis ambiguos favoritos, siento especial debilidad por él y por Kinski a quien ya directamente considero un maniaco.

Un saludo ;)

Möbius el Crononauta dijo...

Coincido en todos, aunque mi venerado Warner me da buen rollito incluso cuando hace de malo, pero puede ser un joputa de cuidado.
Donde más me ha impresionado Sutherland (aparte de su jodido cameo en "Made in USA" xD) es haciendo de alcaide joputa en "Encerrado", una peli llena de tópicos pero donde Sutherland da mucho miedo.

Tío Marvin dijo...

"Encerrado" es un clásico de videoclub, sólo Sutherland podía hacer creíble un malo tan malo

Kale dijo...

Me gustan tus "malos", lo bordan de verdad. Para mí uno de los mejores haciendo el papel de malvado era Robert Mitchum. En el "Cabo del terror" (de la cual hizo Scorsese el remake "El cabo del miedo") se sale. Pero sobre todo en el papel que hizo en la única peli que dirigió (magistralmente por cierto) Charles Laughton, "La noche del cazador", ufff qué papelón. Aún recuerdo las palabras "love " y "hate" tatuadas en sus nudillos... espectacular

Tío Marvin dijo...

Tiene usted razón, Sr. Kale, en La noche del cazador Mitchum da mucho miedo, es el OGRO, un ser mítico de maldad inmensa, un ente castigador. Sin embargo, Mitchum me cae mu bien porque tiene cara de sinvergüenza y rufián, además siempre no hacía de malo. Otro de esta escuela, a quién también le encanta hacer de malo es Kirk Douglas.