12/10/2007

Control (2007)


El afamado fotógrado y director de videoclips Anton Corbijn ha centrado su primera película en la figura de Ian Curtis, cantante de Joy Division. Y la verdad que le ha salido bien la jugada: en mi modesta opinión, ésta es una de las mejores películas del 2007. Para ser sinceros, como me dijo un amigo el otro día, esta peli no hará historia ni quedará como referente del siglo XXI. Ni lo pretende, porque Corbijn parece que ha seguido la misma línea que el también director de videoclips Jonathan Glazer (Reencarnación) y ha hecho una película clásica, de ritmo tranquilo y encuadres equilibrados. Resulta extraño que esta nueva hornada de directores curtidos en el videoclip apuesten por la invisibilidad de la cámara, todo lo contrario de la generación de, por ejemplo, Adrian Lyne o Alan Parker o, por poner otro ejemplo que no viene mucho al caso, la cámara en constante movimiento de Martin Scorsese. De hecho, viendo el film parece que ha sido rodado en los años 60 o 70, a lo que también ayuda la estupenda fotografía en blanco y negro (muy parecida a la "clave alta" o "high key"), que recuerda bastante a algunos de los trabajos que realizó para directores de la nouvelle vague el grande y ya desaparecido Néstor Almendros.
A todo esto, si encima os gusta Joy Division pues vais a disfrutar como auténticos cerdos. Hay que destacar también el magnífico trabajo de selección de la banda sonora, que no cuenta tampoco con muchos temas en plan recopilatorio exhaustivo, sino un puñado de excelentes canciones que te zambullen en esa época (bueno, quien la haya vivido, yo era un chinorri entonces). Una canción de Bowie por aquí, otra de Iggy Pop, Kraftwerk y The Velvet Underground (éstos no podían faltar). Canciones que hemos escuchado un sinfín de veces pero que resisten maravillosamente el paso del tiempo y parecen nuevas en cada reescucha.
Por otro lado, es interesante comparar este film con su hermano, 24 hour party people, de Michael Winterbottom, que también se centra en Madchester a través de la historia de la discográfica Factory Records y podemos ver situaciones repetidas (incluso vemos al inolvidable presentador de televisión Tony Wilson que interpretó tan bien Steve Coogan). Sin embargo, Control parece el otro lado de la moneda: allí donde Winterbottom narraba atropelladamente, con flashbacks, charlas con el espectador y con ritmo frenético para plasmar la efervescencia creativa de la época y el desenfreno que vivieron los protagonistas de ese momento, el director holandés nos presenta un retrato psicológico de Ian Curtis que transmite calma y equilibrio. Además tampoco intenta explicar lo inexplicable: el hecho de que el cantante se quitase la vida con 23 años de edad. Eso sí, da pistas de las posibles causas que le llevaron al suicidio, como la tormentosa relación que mantenía con su esposa y con su amante, así como su indeterminación a la hora de decidirse por una de las dos.
En fin, que el único pero que le pondría a Control es que casi no salga el productor de Joy Division (Martin Hannett si mal no recuerdo), que fue en buena parte responsable de que las canciones del grupo suenen de forma tan especial. A cuadros me quedé en una escena donde sale la grabación de She's lost control: lo que yo creía un efecto de un sintetizador de la época es, ni más ni menos, que un bote de spray al lado del micrófono que suelta metronómicamente un chorro acompañando al ritmo de la batería.
En definitiva, una peli muy recomendable, tanto si conoceís a este grupo del que nació después New Order como si no, ya que será una buena introducción en su música.

2 comentarios:

BUDOKAN dijo...

Como buen aficionado a Division, ya estoy esperando que llegue este film a mi país para poder disfrutar de la música de este grupo. Saludos!

Kale dijo...

Estoy deseando ver la peli. Joy Division es una de mis pasiones musicales. Por otro lado el film de Winterbottom me gustó muchísimo. Joy Division-New Order, Tony Wilson, la Factory, The Hacienda, Buzzcocks, A Certain Ratio, Happy Mondays, las drogas, las "raves", la figura del Dj como estrella... en fin, todo lo que se movía en el llamado "Madchester".
Por cierto, cambiando de tema, es verdad que quizás te dejes caer esta navidad por el norte de Córdoba? sería un placer conocerte personalmente. Estás invitado a nuestras pedazo de fiestas! Saludos