12/23/2007

Estreno: "Soy leyenda"


Me acerqué el otro día al cine sabiendo que Soy leyenda no era una adaptación fiel de la novela homónima de Richard Matheson, pero con la esperanza de que al menos les hubiese quedado un producto decente y entretenido de ciencia-ficción. Y, bueno, como entretenido es, es una buena elección para verla en la tele una tarde, pero es una peli floja, muy floja. Lo que más me sorprendió es que falle en lo único que Hollywood no suele fallar y es en los efectos especiales: los mutantes huelen a infografía a legua y son muy poco creíbles y, por tanto, tampoco muy amenazadores.
Luego lo del guión clama al cielo: no sé cómo se les ocurre teniendo un material de partida tan bueno como la novela utilizar la película de Charlton Heston The Omega Man. A la que, por otra parte, le guardo cierto cariño por ser (involuntariamente) muy divertida con esos negros que se vuelven blancos, producción casi de serie B y esos zooms tan setenteros que tiene, pero poniéndonos serios, es una mala película y una forma de convertir una historia genial en algo bastante estúpido. (A partir de aquí incluyo spoilers, así que estaís avisados). La cinta de Francis Lawrence tiene mucho en común con El último hombre...vivo: las criaturas ya no son vampiros sino una especie de mutantes que no soportan la luz del sol; al final resulta que el protagonista no es el último hombre no infectado, sino que quedan más humanos como él (lo cual es una traición al título); además el final es casi idéntico con Will Smith entregando la cura al virus que será la salvación de la humanidad. Lo cual ya me puso de mala leche, porque se pervierte el significado de la frase "Soy leyenda": si en el libro Neville es leyenda porque forma parte del pasado y es una especie de monstruo para la nueva sociedad vampira-zombie-mutante, en esta peli es leyenda, precisamente por lo contrario, por lo molón que es, que salva él solito a todo el planeta de la plaga.
Pero vamos, que en realidad lo que más me molestó de la peli no es que desaproveche la oportunidad de llevar al cine una novela genial, sino su tono mediocre, timorato para con el espectador... Y es que no satisface ni a los consumidores de blocksbuster que van al cine creyendo ver otra peli más de miedo y de zombis, ni a los fanáticos de la sci-fi que se esperaban algo más sólido y con más trasfondo. El miedo a aburrir al espectador hace que aunque Smith esté solo la mayor parte del tiempo, siempre esté hablando con su perro, con maniquíes o luchando con los monstruitos, así que no te transmite nunca la sensación de que sea el último hombre sobre la tierra. Ya podían haber incluido aunque fuese una secuencia corta del nota sacándole gasolina a los autos abandonados en la calle, buscando comida en un supermercado vacío o, simplemente, aburrido o desesperado por la situación, que la sensación que me dió es que Smith es tan molón que se lo monta de puta madre aunque esté en un mundo apocalíptico.
En definitiva, que me quedo con The last man on earth (1964), con el gran Vincent Price y hasta el momento la adaptación más fiel a la novela o incluso con la película de los setenta, que por lo menos es mucho más divertida que la actual.

1 comentario:

Kale dijo...

uff la he visto y para mí, deja mucho que desear. Joder teniendo esos mimbres no sé cómo no hacen una buena peli. Los mutantes parecen sacados de un videojuego y el tono religioso que le ponen al final... Pero eso sí, ver Nueva York desolada y llena de vegetación y animales salvajes es espectacular. Veremos algún remake aceptable de alguna peli alguna vez? Saluditos