12/07/2007

The Driver (1978)


Hola de nuevo, aquí estoy otra vez para (intentar) rescatar una película que merece la pena ver y que ha caído en un injusto olvido. En esta ocasión se trata de uno de los primeros trabajos del que considero el discípulo aventajado de Sam Peckinpah: Walter Hill. Un director muy interesante al principio que después cayó en la rutina y salió rana. Pero bueno, eso es otra historia; en el 78 Hill acababa de rodar la que tal vez sea su mejor peli, El luchador, y después continuaría en racha con The Warriors.
La razón por la que me decidí a recuperar esta cinta que tenía aparcada desde hace bastante tiempo es mi reciente adicción al GTA San Andreas y es que no soy muy de videojuegos, pero la saga Grand Theft Auto me encanta y la he seguido fielmente desde la tercera parte. Y es que es uno de los videojuegos más cinefilos que existen, con constantes homenajes y citas a las pelis de Tarantino, Scorsese, Coppola... lo mejor del cine mafioso, vamos. A estas influencias hay que sumarle The Driver, que también inspiró un videojuego homónimo y que se parece bastante a esta cinta. Si me permiten una digresión pajillera, la peli parece una misión del GTA, con una prueba en un parking para demostrar la valía del chófer, una trama de atracos, traiciones entre compinches, trampas puestas por la policía y una larguísima persecución en coche final. La profesión del prota es conductor de coches pero especializado en huir de la policía.
En cuanto a la peli en sí, es totalmente recomendable y entretenida al cien por cien. La verdad es que Ryan O'Neal no me gusta nada, pero no entorpece la peli, me hubiera gustado otro tipo de actor como prota, ya fuera el gran Lee Marvin o Clint Eastwood, pero bueno... Luego está el secundario de lujo de las pelis setenteras Bruce Dern y una joven Isabelle Adjani.
El guión también destaca porque le saca todo el partido a una historia muy sencilla y algo que me llamó la atención es que ninguno de los personajes tiene nombre (o al menos nadie los llama por él). En el apartado negativo está la música o más bien la ausencia de la misma. Con otro score la peli hubiese ganado un montón y tal vez hablaríamos ahora de un pequeño clásico.
Les dejo una galería de capturas:
Como pueden ver arriba, el fenómeno tuning ya se daba en los 70

2 comentarios:

Moebius dijo...

Ryan O' Neal, uno de los tipos más sosos de la historia seguramente. Por lo que cuentas habría sido una peli perfecta para el "king of cool" Steve McQueen.

Saludos

Tío Marvin dijo...

Pues es verdad, no había caído, McQueen sería perfecto